viernes, 23 de diciembre de 2011

Triste de hoy, contenta para mañana


( fotos tomadas por mí con un Nokia N-8)


La enfermedad es el estado humano más democrático que existe, lo que no impide que sea terriblemente injusta.  Igual da que seas rico o pobre, guapo o feo, listo o tonto, vizconde de Montilla que bracero en Utiel.
Tampoco respeta la improbable ley de la probabilidad, pues nada impide que después de darte un infarto no te ataque a traición una insuficiencia renal, mientras que tu vecino no conoce ni lo que es un bendito catarro estadístico. 
Un poco como la renta per cápita, pero ciegamente administrada por un azar aleatorio, caprichoso, injusto y cruel; de ahí que nos quedemos estupefactos cuando nos enteramos de que una bella, buena y noble persona tiene una enfermedad incurable, mientras que ese jefe tuyo, psicópata y egoísta, a quien quisiéramos ver criando malvas, sigue sano como un rubicundo y rollizo niño de teta.
Menos mal que en cuanto acabe me voy a cobrar el décimo premiado, y… ¡que sea lo que Dios quiera
!

(Texto que me ha remitido hoy, víspera de Nochebuena y vía móvil, mi amiga Théophile P., desde la sala de espera de un gran Centro Médico Público.)


miércoles, 14 de diciembre de 2011

Madurez de hombre



Las ramas de los sauces mojados y amarillos
te rozarán la frente. En la arena perlada,
verbenas llenas de agua, de cálices sencillos,
ornarán la indolente paz de tu pisada.
Y tu cabeza ceñirá por siempre egregia
la corona de laurel de los sueños:
mirar hacia el azul, perfecta belleza, luz.

(Poema enviado por un grupo de seguidoras de este modesto blog,
con ocasión de no recuerdo qué aniversario¡y que sea lo Dios quiera!)


viernes, 2 de diciembre de 2011

Todos cuantos vagan


(Tomé la foto, con teléfono móvil, en Copenhague)

A todos cuantos vagan los llevo conmigo.
No, no digáis que no os lo he dicho.
Aquí:


¡No, no, no lo digáis!



jueves, 24 de noviembre de 2011

A causa de ellas


( Venus Botticelli )

Lo que yo me encontré repitiendo, y con gran prisa, era:
"Amar, amer, amir, amor, amur. Amur, amor, amir, amer, amar".

A causa de ellas, mujeres y palabras, Juan Ramón Jiménez y yo nos hemos vuelto locos.


( ilustración de Elsa Suárez Girard ) 

martes, 15 de noviembre de 2011

Balcón de otoño



Desde el balcón de par en par,
¡qué perspectivas ¡oh!
de eternidad alterna!

(Juan Ramón Jiménez)


(fotos del editor)


miércoles, 2 de noviembre de 2011

Coger la vida como un rayo



BUGLE CALL RAG 


–Ah! –dijo ella—; tú no me entiendes y no me entiendes. 
–Pues entonces realmente no te entiendo. 
                                                            FRANZ KAFKA 

                                                                      A Raoul Walsh 

La ciudad es una gran llanura 
perdida a través de las ventanas de este sitio. 


Mi vida va pasando sobre los cristales. 


En este bar cumplí un día 17 años. 
Y una mujer bebió conmigo aquella 
tarde, en una mesa que hoy no está. 
                             Oh silueta que vuelves 
cuando mis ojos ya alcanzaron 
una contemplación serena de las ruinas. 


Bebimos como viejos compañeros. 
A la salud de la salud. Y después coronamos 
el día, en una cama, encima del local. 
Qué importa que mediase en tal momento 
dinero. Ni que yo pagara. 

                                                    Como 

cuando la lengua corre todos los caminos 
del amor, entra, muerde, 
arranca las raíces 
de un sueño oculto, 

                                                           así 
hubo un instante 
que cogimos la vida como un rayo. 


Estés donde estés, oh engrandecida 
por el tiempo, oh entrañable, deseo 
que sientas sobre tu piel la misma 
vibración, el mismo 
calor, la intensidad que siento.

José Mª Álvarez
(Cartagena.1942)

lunes, 31 de octubre de 2011

Tiempo de uso


"No es tiempo de posesión, es tiempo de uso"

(cita de Buckminster Fuller, el arquitecto que creó, entre otras cosas, el edificio sin cimientos. El maestro brasileiro Tom Zé la usó para titular una de sus composiciones)




(He tomado éstas fotos hoy, con mi móvil, al hacer la compra en la mañana de mi barrio)

domingo, 23 de octubre de 2011

De su dulzura al albor



(los versos son de Manuel María Torres Rojas)


Al borde de la alborada, 

después de arder en amor, 

se alzó la voz de la niña, 

antes de nacer el sol. 

Entre rúbricas de espuma, 

la flor del agua en su vientre 

y en los restos de mi ardor, 

cantaba la madre niña, 

de su dulzura, al albor. 

Su lozano canturreo,

de rumorosa  melodía, 

ensanchó, de amanecida, 

el mustio otoño del alma, 

del silencio, y de mi casa. 

¡Bendita sea tu belleza y

eternamente lo sea,

en tu transparente cuerpo,

 lucero de mi mañana!


(fotos Masao Yamamoto)

lunes, 17 de octubre de 2011

Tengo un problema



Nota del autor:
Escribí este texto hace tiempo y no se refiere ni alude a ninguna mujer concreta ¡faltaría más!


Tengo un problema. Se trata de que, desde que dejé la Universidad, sólo he prestado atención a la mitad del género humano. Concretamente, a la mitad compuesta por mujeres.

Ese afán reduccionista que me posee tuvo su origen, allá en la noche de mis tiempos de adolescente, en un deseo físico hacia las chicas, deseo material al que se fue agregando uno metafísico, cercano a la veneración por la esencia de lo femenino. Un impulso por asir lo inasible: el alma de “La Mujer”.

Con el rodar de los años, visto lo visto y padecido lo padecido, mi incondicional idilio con la mujer está volviendo a su origen material, esto es, relativo o perteneciente al reino de los cinco sentidos. Las féminas me gustan a morir pero, simplificando, diré que “hombre blanco no entender ni pizca de cuanto ellas hacen o dicen”.

De la otra mitad de la humanidad, la masculina, no me interesa ni lo físico ni lo químico. Se trata de seres primitivos, torpes y acomplejados. Gente con mala conciencia histórica de pertenencia a la clase masculina.

Quiere decirse que vuelvo a estar joven, a ser joven de ánimo. Estoy solo, solamente hablo con mujeres y algunas de ellas me besan y abrazan. Hacemos el amor y cenamos juntos con un buen vino. Cuando tratamos de hablar, casi nunca resulta placentero. Opinamos lo contrario en cualquier materia que abordemos, igual se trate de costumbres y moral, de literatura, de política o de la vida eterna.

Supongo que nuestras diferencias, a menudo radicales, provienen no sólo de la diferente conformación de nuestros cerebros, el masculino y el femenino, sino también de la históricamente novedosa circunstancia de que ellas están, hoy y a todas horas, muy atareadas, agobiadas, estresadas y sobrepasadas por los acontecimientos cotidianos. Tengan o no dinero, estén o no enamoradas, sean altas o normales, teñidas o todavía no, todas tienen prisa, problemas y varios cadáveres de hombres en sus armarios roperos. Pero todas ellas, casi todas, buscan otro más, otra relación más, otro hombre nuevo, para cambiarle eso sí.

Hace no tanto tiempo una bella mujer, bien dotada para acumular trastos bellos e improbablemente útiles, me dijo con convicción: “hay cosas que me gustan mucho de ti. Otras no, nada”. Contesté: “siempre es así. Contigo me ocurre igual. Otras veces es peor: me gusta todo de una mujer, pero ella no”.



La foto de arriba es de Wendy Bevan. La de abajo contiene una vista del monasterio jerónimo Sta. María de El Parral, provincia de Segovia.


martes, 11 de octubre de 2011

París por octubre


(fotos del autor)

La semana pasada me exilié a París. En el coqueto hotelito del distrito XVIIème había dos recepcionistas que se turnaban.
La de alba tez y serenos ojos claros se llamaba Mathilde. La otra no. El hotel en que me perdí es el Villa Eugenie, 167 Rue de Rome 75017 Paris.

Más héteme aquí que, por azares del destino, la que aconsejaba certeramente en materia de gastronomía y transporte era la otra. La menos agraciada. La que no se llamaba Mathilde.

La cena en el bistrôt Le Clou, fue exquisita. El nido de hongos salvajes con un huevo poché todavía hace que mis espartanas glándulas y papilas gustativas manen jugos ante el recuerdo de semejante prodigio.

El plato de resistencia me supo a los tiempos pasados en Aquitania. ¡Vaya lubina al horno con una muselina de echalotas! El vino, del Languedoc, no me dijo gran cosa. Olía mejor que sabía. Le Clou, está en el número 132, rue Cardinet. Hay que bajarse en la estación de metro de Malesherbes, línea nº 3 ¡De nada!

El distrito XVII
ème, como casi todo en la vida, está partido en dos. De un lado del ferrocarril, quedan los pobres. Del otro lado, los ricos.



Hay un sitio en el mundo que se llama París. Un sitio muy grande y hermoso y otra vez grande y hermoso. Es más o menos lo que dijo César Vallejo, quien murió allí en 1938, cuarenta y pico años después de haber nacido al contrario que en París, esto es, en un pueblecito andino y pobre, oscuro y remoto que se llama Santiago de Chuco, en el norte del Perú.

La otra recomendación culinaria de la mujer de recepción que no era blanca ni se llamaba Mathilde dió con mis huesos en un restaurante italiano por nombre Nove Sette, 97, rue des Dames, Paris XVIIème.

Bien decorado, con gente guapa en las mesas y un servicio joven, seguramente con contratos más basura que las hipotecas USA. Me costó diez minutos y tres interlocutores distintos que comprendieran y aceptaran que la chica joven de mi mesa iba a cenar dos platos entrantes.

Cenamos bien, la pasta en su punto y el vino toscano también.
Era domingo noche, el barrio parisino estaba atacado de “dominguitis” y en una callejera esquina una chica ebria se pegó un trompazo de marca mayor. La pobre necesitaba más Benadón e Hidroxil en vena
 que yo un cariño verdadero, de esos que no se compran ni se venden…

viernes, 30 de septiembre de 2011

Deseos de mujer



( ilustración de Jeremy Lipking )  

Un multimillonario guapo, inteligente y calavera, que nos consienta hasta echarnos a perder y nos regale “manolos” y “jimmy choo´s” y… una casa en Toscana.

Un poeta que nos desnude y nos lleve de la mano descalzas al fin del mundo.
(Si no podemos conseguir un hombre como papá, mejor los dos.)

Los vestidos de Fortuny.

Una casa llena de luz donde cuidar nuestro amor, nuestros hijos y nuestros amigos.

El mueble zapatero de Imelda Marcos.

Leer y soñar. Olvidar los libros y los sueños y vivir.

Zafiros, brillantes, perlas.

Peonías, jazmines, violetas, rosas antiguas.

Una piel suave y tentadora con un corazón capaz de pecar y perdonar.

Alegría, gratitud y un hijo vividor y tarambana que diga que quiere una madre virgen.

-Estos son los deseos de mi amiga Vera, en réplica a los que formulé cuando cumplí años-

NOTA BENE: El editor desea advertir que esta entrada puede herir
la sensibilidad de personas sin sentido del humor. Y del amor.


jueves, 22 de septiembre de 2011

Sueños a duerme y vela


( el autor, en su cumpleaños )

Le vente se lève…il faut tenter de vivre!
Paul Valéry 

Allá van mis sueños y antojos en el aniversario de mi nacencia:

Una huerta, un Colt 45, un bar inglés, una bodega, un acuario,
muchos perros,


una torre a manera de estudio y refugio, colmada de libros y cuadros y minerales, y muchos lápices,
una casa en Provenza,
un ático abuhardillado en París,
una amante pelirroja y concupiscente, una amiga morena que sea tierna y dócil como un guante y una tercera novia que me cuide cuando me ponga malito.

Quiero permanecer apartado, mas no ausente,
en soledad, mas no solo…
Y...libertad, mucha libertad, sin culpas ni remordimientos.

P.S: También quiero un arcón repleto de doblones de oro, que el Atleti gane siempre, que el equipo blanco baje a segunda división, y una gentil princesita, tan bonita, tan bonita como tú. 

P.D: ¡Ah! y, si no es mucho pedir, que mi médico y amigo me dé un notable en todos los chequeos que se empeña en hacerme.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Con la imaginación o con el recuerdo


( el autor, segundo por la izquierda del lector, con El Cordobés )


Dos son las maneras de escribir historias: con la imaginación o con el recuerdo. Ambos modos son fungibles, intercambiables y compatibles entre sí dentro de un mismo relato.


La primera no tiene límites. El recuerdo tampoco. La imaginación no tiene restricciones y puede anticipar la realidad futura. El recuerdo, la memoria, carecen también de fronteras. Lo recordado suele diferir de la realidad pasada, si es que se puede decir que ésta exista: lo que no se recuerda, no ha existido para el escritor.


¿Qué si hay otros sistemas de escribir? Por supuesto que sí. Yo mismo, a veces, pongo en el papel lo que veo y otras lo que siento, aunque acostumbro a mezclar cabeza y corazón.

jueves, 8 de septiembre de 2011

viernes, 19 de agosto de 2011

domingo, 14 de agosto de 2011

Amar sin el verbo


(Katarina, from Hot Shot Karolina Karlic's Dear Diary series)


¡Amar sin el verbo! 

¡Amor de dulces heridas! 

Piel contra piel entre seres mudos. 

Miradas, suspiros, candores, deseos, 

ternuras en enjambre de azares sin orden del día de mañana, 

sin memoria de ayer, sin balance de hoy.

¡No podremos hablar ni tras la muerte! 

sábado, 6 de agosto de 2011

Primer día




"Del verdecido júbilo del cielo
luces recobras que la luna pierde
porque la luz de sí misma recuerde
relámpagos y otoños en tu pelo..."

( Octavio Paz; primera cuarteta de su soneto "Primer día" )


( las fotos están tomadas por mí al amanecer del primer día )


domingo, 24 de julio de 2011

¡Ay de las tardes novias!


( foto Eugene Atget; París )

¡Ay de las tardes novias de domingo!

A la sexta noche consuelan mi insomnio
su voluntad de mujer que comulga con mis miedos
y su mano de persona que en mi abdomen
alivia ancianas culpas a cambio de acarrear nuevos fantasmas.
En el diagnóstico por imagen lo físico de mi mal
no parece evidente, mas, ahora en la cama,
su lengua en la mía desvaría los valores del equilibrio metabólico.
Son sus anhelos dos almas en mi almohada, libélula sin artificio;
la calle que me nació barrunta este domingo
la vuelta a jodidas noches huérfanas de regazo de mujer.
A sol puesto echo cuentas de todos cuantos nombro enemigos míos.
Pienso el rayo verde que llegada el alba todo agrisa.
Sueños de diván compactan mis vísceras.
¡Qué mierda de costumbre es ésta que no te acostumbra
al desamor de ser libre!
¡Malhalla y bendita sea la cama a solas,
cortado el cuerpo y desabrida el alma!
Es un sinsentido que convoca a hijos de dioses menores,
reos de esotéricas autoayudas psedo-orientales. 
Me aflige la imagen de aquel gorrión roto y mudo, a la entrada del garaje.

¡Ay de las tardes novias de domingo!

sábado, 16 de julio de 2011

Si callamos


Si callamos, no lo vemos...
No es un concepto, es un hombre.

( El País; inmigrante, cubierto con una manta. La patera, con 67 inmigrantes, fue rescata a 30 millas de la costa de Motril,Granada. En ella viajaban dos mujeres y un bebé.)

domingo, 10 de julio de 2011

Albor


Albor. El horizonte
entreabre sus pestañas
y empieza a ver...




(Jorge Guillén 1893-1984)

(fotos Manuel Mª Torrres Rojas)




jueves, 30 de junio de 2011

La primera luz de aquel día


La primera luz de aquél día no fue la del alba,
sino la que proyectaba la pantalla del blackberry en tu cara,
recién abiertos tus ojos malvas...
¡Qué determinación en tu ceño fruncido!
¡Qué fijeza en tu mirada!
Me invadió un golpe de ternura...

Hoy sé a quién deletreabas tu mensaje y
cuánto desengaño y cuánto dolor
te estabas procurando para bien pronto.
Nada. Nada nos han enseñado los años. Nunca.
Nunca y nada aprenderemos. Ambos.
Tú y yo.

sábado, 25 de junio de 2011

¡Oh, la sandía!


( foto Santos Yubero )


Capaz solita
de cuidarse a sí misma,
¡oh, la sandía!

Ransetsu (1654-1707)

Leo en el libro "El pájaro y la flor"(mil quinientos años de poesía japonesa. Edición Carlos Rubio. Alianza Literaria) que: "A diferencia tal vez de la occidental, la mentalidad japonesa suele concentrarse en la parte más que en el todo, en términos de espacio..."

lunes, 20 de junio de 2011

Crónica de un gesto


De madrugada, unos minutos después de quedarse a solas, él mandó a ella un mensaje de texto:
-Confundiste mi gesto de cariño y giraste la cabeza para ofrecer, tan solo, tu mejilla.

Ella contestó en cosa de segundos:
-Mi mejilla estaba deseosa de cariño. Te acercaste y ella sola se ofreció a recibirlo.

El hombre cerró los ojos para pensar en ella y preguntarse: ¿ternura o deseo? 
La mujer, ya a oscuras, se durmió pensando: ¿deseo o terneza de amigo?



( fotos cortesía de una amiga que piensa con su frente fruncida )

viernes, 10 de junio de 2011

Formas de mi memoria



...¿en qué ocasos morís?, ¿en qué misterio
estáis?, ¿con qué podría yo
tornar a daros vida?

( J. R. Jiménez,  "La frente pensativa" )




( ambas fotos están tomadas por servidor de ustedes )

miércoles, 25 de mayo de 2011

Si vas a decir...




Amor ha sacudido mis sentidos,
como el viento que arremete en el monte a las encinas.

( Safo, circa 600 a. de C. )

sábado, 14 de mayo de 2011

La oscura noche bloggerina




En la oscura noche bloggeriana, en el epicentro del gran apagón cibernético, mientras se perdían mis cuadernos, vuestros comentarios y buena parte de mis humores y paciencias, hallé consuelo releyendo el único poema suyo que Vicente Aleixandre se sabía de memoria, “Adolescencia”. Aquel que empieza:



Vinieras y te fueras dulcemente,
De otro camino
A otro camino. Verte,
Y ya otra vez no verte.
Pasar por un puente a otro puente…
(Ámbito, 1928)


Me invadió la paz que se deriva de asumir lo transitorio y pasajero de cualesquiera circunstancia, por irritante que nos parezca. Muchas horas después, los señorines ingenieros de Palo Alto, en California (¡qué nombres tan españoles) han restablecido las cosas…hasta la próxima.


Aleixandre y una helada botella de champagne Bollinger me trajeroron luz del faro fanal vigilante. Recordé que estamos vivos de milagro, que debemos implorar para que los cielos nos dejen como estamos, que podíamos habernos “matao” y que a caballo regalado no es elegante mirarle el diente.


Entre nosotros: ¿para esto hemos descubierto América? Respuesta: dame pan y díme tonto.


( ambas fotos por mí fueron tomadas, champagne mediante )